Ir al contenido
Por qué un Águila
Por qué un Águila

Porque las águilas vuelan alto y, como ellas, los líderes se alejan de las malas compañías y de quienes quieren derribarlos.

Porque las águilas tienen una visión precisa. Ubican su objetivo y no pierden el foco. Y sí debe ser la impronta de un líder, sin importarle qué obstáculos haya para alcanzar las metas.

Porque las águilas sólo comen presas frescas. También el líder debe alimentarse de información actual, no quedarse con logros del pasado.

Porque las águilas aman las tormentas. Y los líderes no le temen a los desafíos.

Porque las águilas se comprometen con sus parejas una vez que les demuestran reciprocidad. Lo mismo que hace el líder con sus dirigidos una vez que superan las pruebas y obtienen su confianza.

Porque las águilas se entrenan para afrontar el día a día. Y un buen líder abandona el estado de confort y se prepara para dar lucha. Sabe que ni se aprende ni se crece en la comodidad.

Por las águilas cuando envejecen se lastiman para obtener nuevas plumas. Escogen entre morir o renovarse. Es como el líder que deja atrás el pasado y los malos hábitos. Suelta la vieja carga para dar valor a nuevas experiencias enriquecedoras. Se reinventa constantemente.