Ir al contenido

Sintéticamente, podría decirse que un líder es una persona que puede conducir a un grupo al logro de una meta. Es aquel que sabe poner en marcha al equipo y consigue influir sobre los demás.

Ahora bien, de manera más profunda, un líder es reconocido por su ascendencia. El empleado debe dejar de verlo como alguien temido e inalcanzable. Lo debe percibir cerca y compartiendo lo mismo que él hace.

Además, los líderes se muestran sencillos pero influyente, y se involucran: deben tener empatía.

Hoy las empresas yo no miran desde lo alto al empleado, sin valorarlo. El líder no ostenta la diferencia de rango, es uno más en el equipo. Así logrará la adhesión de empleado, también su fidelidad. Y mucho más que eso, le infundirá las ganas de apoyar a la empresa.

Esa simbiosis hace que una empresa se desarrolle y pueda también liderar entre sus pares.

Y vos, ¿tenés lo que hay que tener para que tu gente te siga? ¿Te preguntaste alguna vez?

No se nace líder. Todos pueden llegar a serlo. Está comprobado que el liderazgo se caracteriza por una serie de cualidades que se pueden adquirir y desarrollar con la práctica.